La  broma de un joven a su mamá le costó caro. El muchacho planificó mamarle gallo a su pure sin imaginar que la situación no terminaría como él lo había pensado.

Para lograr el beta se escondió detrás de una pared y cuando quiso asustarla, su grito hizo que la mamá lo terminara golpeando con una sartén en la cara.

Tras el golpe, el muchacho empezó a sangrar, mientras las risas se escuchan a to’ gañote.

Diego compartió el video en su cuenta de Facebook y la publicación ya cuenta con miles de reproducciones.