Una chama burda’ linda se montó en un metro y el convive que venía sentado al frente no paraba de verla pero, no por su belleza sino porque la loca se metía los dedos en la nariz y después en la boca, saboreándolos y pa’ rematar se quitó senda lagaña y la devoro también como si fuera un plato gourmet.