En el cementerio municipal de la ciudad de Sunchales, en Santa Fe, Argentina, hacen con frecuencia reducción de cuerpo pero, esta vez el carajo que estaba trabajando se tomó una selfie con un cadáver de esos.

Una cantidad de fotos que comenzaron a circular por las redes sociales provocaron la indignación de muchos vecinos. En las imágenes un hombre aparecía junto al cráneo de una persona, que había sacado de una urna.