Una cuaima que creía que su marido la estaba engañando le cortó el pene con unas tijeras, lo que provocó que casi tuviera que ser amputado, potearon medios chinos. La carajaa supuestamente atacó a su comemuslo cuando se cepillaba los dientes desnudo después de tener un atajaperro con ella en su departamento en China.

El esposo, conocido por su apellido Li, dijo que tuvo que correr al hospital con una hemorragia en la ingle luego del beta.

El hombre traumatizado le soltó a un periodista que su esposa siempre fue muy insegura. Afirmó que ella le había prohibido hablar con cualquier colega o amiga, por temor a que él la engañara. Ni siquiera se le permitía sonreír a otras mujeres, dijo el hombre.

“Estábamos discutiendo y no me di cuenta de que estaba sosteniendo un par de tijeras”, dijo el Sr. Li mientras yacía sobre una mesa de operaciones. Agregó que su esposa furiosa luego perdió el control y apuntó a sus partes privadas con las cuchillas.