Un conmovedor video muestra a una pequeñita repartiendo burritos a los bomberos que luchan contra el devastador Carr Fire en el norte de California. El incendio, que ya ha cobrado la vida de seis personas y ha obligado a evacuar a casi 40,000 habitantes de sus viviendas, sigue creciendo, lo que afecta a los bomberos, muchos de los cuales trabajan turnos de 24 horas.

Chelsey Lutz, quien subió el video de su hija Gracie, de 2 años, dijo que entregar la comida significaba dar un mensaje de aliento a los bomberos. Gracie sabe lo importante que es esta labor, ya que sus tíos, (hermanos de Lutz Colton) y su abuelo, Jerry, también están trabajando en Carr Fire, uno de los 17 incendios más importantes del estado.