La mayoría de los carajitos gringos de 14 años pueden estar obsesionados con el béisbol, persiguiendo chamitas o haciéndose los locos con sus deberes. Pero no es el caso de Ethan Sonneborn, quien está postulándose pa’ ser gobernador en Vermont.

El adolescente está aprovechando una peculiaridad en la Constitución de este estado del noreste de Gringolandia que no impone límite de edad para competir por la gobernación. Los candidatos solo deben haber vivido en Vermont durante al menos cuatro años.

Para fortuna de su campaña, Ethan ha vivido en el estado durante 14, aunque se enfrenta a un abarrotado grupo de rivales adultos en las primarias demócratas para gobernador del martes.

Su sitio web lo proclama un defensor de las familias de clase media y trabajadora, con “las ideas correctas” sobre la reforma del sistema de salud, el desarrollo económico y la educación, sin importar que todavía le faltan años para graduarse de la escuela secundaria.

Se identifica con el ala progresista del Partido Demócrata, que ha estado en permanente ascenso en Estados Unidos desde el frustrado intento por llegar a la presidencia del senador de Vermont Bernie Sanders en 2016.