Después de que la purede Kaitlin le dio permiso para comprar una muñeca Barbie en la cuenta familiar de Amazon, Kaitlin se aprovecho de la ocasión y decidió agregar más artículos al carrito de compras. No fue hasta que llegó su pedido que sus papás se dieron cuenta que había gastado 350 dólares en juguetes, videojuegos y juegos de mesa.

Ria Diyaolu, compartió una foto del sorprendente momento en que todos se enteraron. Además, reveló que su primita decidió donar todos sus juguetes a un hospital para niños.