Buscando peretos en un mercadillo de antigüedades puede hacerte sentir como un arqueólogo, y de vez en cuando encuentras verdaderas joyitas. Y eso es lo que le pasó a Greg Pack, de 70 años, en Essex, Inglaterra.

Este tipo estaba en un mercadillo buscando relojes viejos y encontró una caja antigua. Su cría, el editor Scott Patrick, tuiteó todo lo que ocurrió después. Dentro de la caja misteriosa había unos negativos de cristas de hace 100 años, que llamaron mucho la atención del padre. El señor Pack, artista gráfico retirado, soltó a ITV News que había estado “trabajando en un imprenta hace años. Solía trabajar con negativos y estos parecían bastante buenos.”

Sin embargo, los negativos de cristal se desvanecen bastante fácilmente, y usando una mezcla de su conocimiento fotográfico y tecnología moderna, encontró un modo de restaurar la antigua gloria de sus fotos.