El pana Novak Djokovic recibió la recomendación de que tuviera cerca un balde por si sentía ganas de vomitar. Caroline Wozniacki se imaginó que estaba en la playa y Leonardo Mayer cantó que se deben bajar los partidos a cinco sets en los Grand Slam.

Los jugadores la pasaron mal en un día de puro calor y humedad en el Abierto de Estados Unidos. La situación fue tan extrema que la organización resolvió aplicar para los hombres una reglamentación que solo existe en el circuito femenino: dar un descanso de 10 minutos entre el tercero y cuarto sets.

En una decisión inédita, la Federación de Tenis de Estados Unidos desembuchó que sus batas blancas recomendaron la aplicación de la regla por el calor para los hombres.