Un par de pechugos se iban a lanzar al agua en un hospital de Zhenzhou, Henan, China, donde la novia estaba interná’ por una grave enfermedad. A minutos de empezar la ceremonia, la caraja se fue a los brazos del Chivú’o.

Según unos patriotas cooperantes, los batas blancas no pudieron hacer nada pa’ mantener en este mundo a Xiao Hui, de 32, quien tenía leucemia mieloide desde hacía 8 años.

La fría se iba a matricidiar con Yang Feng, un hombre de 27 años que había conocido en 2016. Poco después, su condición empeoró. Su amado la visitó con frecuencia y costeó su tratamiento.

Varios chismosos certifica’os asistieron al hospital pa’ documentar la boda. Sin embargo, terminaron cubriendo la triste historia del matrimonio que no se pudo contraer.