Una historia con final de película fue lo que hizo el ex emir de Qatar, Hamad bin Khalifa Al Thani, volvió a la ciudad italiana de Brindisi hace dos semanas para saldar una deuda pendiente con Teresa Borsetti, una señora de 89 años que hace 21 años le prestó su baño.

Pese al tiempo transcurrido, el jeque, fundador de la cadena televisiva Al Jazeera y dueño de la aerolínea Qatar, se acordó del detalle  y decidió viajar pa’ volver a ver a aquella mujer tan amable.

Según el diario italiano Corriere della Sera, fue en 1997 cuando Hamad bin Khalifa al-Thani deambulaba por el paseo marítimo de Brindisi cuando tuvo la necesidad de usar los servicios. El problema es que no había ningún comercio abierto.

Caminando, el jeque llegó al barrio marinero de las “Sciabiche” y allí encontró a Teresa, asomada a la ventana de su casa. Al ver al turista desorientado, la mujer le preguntó si necesita algo y no dudó en acogerle en su casa para que el jeque pudiera utilizar el cuarto de baño. Al Thani no sólo agradeció el gesto, sino que le prometió que un día volvería a visitarla.

El emir cumplió su palabra. Esta vez llegó a Brindisi, al sur del país, a bordo del Katara, un barco de 124 metros de eslora. No fue difícil encontrar a la amable señora. Tras tocar varias puertas y pedir ayuda al municipio de la ciudad se produjo el gran reencuentro.

Lo curioso es que el emir no fue atendido solo por ella, sino por toda su familia. Hoy Teresa es bisabuela, tiene diez hijos y una treintena de nietos. Según las declaraciones del diario Nuovo quotidiano di Puglia, los dos protagonistas hablaron durante más de una hora entre cafés y pastelitos típicos.

No hubo ni grabadoras y ni cámaras, aunque lo que ha trascendido es que Al Thani entregó a Teresa un misterioso regalo, además de billetes de avión para que fuera a visitarlo en el futuro con toda la familia.