Como si fueran pocos los cuentos acerca del café y sus efectos en el organismo, ahora sueltan otro relacionado con el tamaño de las lolas.

Según un estudio realizado por panitas suecos de la Universidad de Lung, se descubrió que las de las jevitas reducen su tamaño si toman al menos tres tazas de café por día.

Esto después de analizar una muestra de 300 tipas encuestadas sobre la medida de su busto y la sus hábitos de consumo de la bebida.

Helena Jernstroem, encargada de la investigación, observaba los datos que relacionaban el riesgo de un diagnóstico de cáncer de seno con las mujeres de grande busto, cuando encontró la correlación entre el café y el tamaño de los pechos, en el estudio encontró que alrededor de la mitad de las mujeres tienen el gen responsable del “encogimiento” del busto.

Jernstroem afirmó que se hacen un poco más pequeños (17 por ciento), pero no van a desaparecer.

“Cualquiera que piense que pueden distinguir a las consumidoras de café sólo por su medida de brassiere se decepcionarán”.

Además, los científicos aseguran que tomar café a diario ayuda a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de mama, porque afecta de manera positiva los niveles de estrógenos, hormona que se relaciona con el desarrollo de este tipo de cáncer y responsable del volumen de los senos.