El acto de bondad de Tristan McAlister se ha vuelto viral y muchos lo han aplaudido por haberse desviado de su camino para mostrar su agradecimiento al conserje de la escuela.

Tristan McAlister y Ángel Echevarria han cultivado una buena amistad durante los últimos dos años en la secundaria Stafford. Un día surgió una conversación sobre zapatos, en la que McAlister preguntó a Echevarría que le recomendara unos pisos

“Cómprate unos Jordan 8s“, soltó el conserje en su momento. “¿En serio? Tienes unos”, contestó el joven. “No, tengo cuatro hijos, no hago compras para mí”, explicó el chambeador

El beta le aguó el guarapo al estudiante, que decidió comprarle los zapatos.