En la mañana de este martes, batas blancasresidentes del anexo pediátrico Dr. Rafael Tobías Guevara se pusieron la peluca y decidieron entregar los servicios de emergencia al personal administrativo y directivo del hospital Luis Razetti de Barcelona, esto en señal de protesta luego de que una residente de postgrado de pediatría fuera agredida por la family de un chamito que se fue con Chuíto por complicaciones médicas.

«Hubo un paciente con un caso probable de difteria, y por la falta de medicamentos no se puede atender. También falleció un niño por caso de desnutrición severa», poteó el Jefe de Residentes, Carlos Caraballo.

Caraballo destacó la concurrencia de agresiones físicas hacia los galenos por parte de los familiares de los pacientes, asegurando que esto se debe a la falta de personal de seguridad.

«En promedio se manejan entre 20 a 35 pacientes en el área de emergencia, en un área de diez camas y por cada paciente hay cuatro pacientes», soltó.

Por su parte, el Presidente de la Sociedad de Médicos Internos y Residentes, Oscar Navas, dijo que no dejarán de exigir condiciones para poder atender a los pacientes, a la vez que hizo un llamado a la colectividad a comprender el estado en el que se encuentra el sistema de salud pública actualmente.

Por último, los profesionales de la salud señalaron las fallas en infraestructura que presenta el nosocomio capitalino.