El día de ayer, el mandamás del municipio Bolívar, Luis José Marcano, poteó un plan de emergencia de 15 días para la recolección de desechos sólidos en toda la jurisdicción capitalina.

Marcano soltó prenda de que este período será de transición a un nuevo modelo de gestión que implica el retorno de la administración del servicio a la alcaldía, el cual se entregó a una empresa hace 3 años.

«El nuevo modelo tiene entre sus elementos centrales el plan de reciclaje que ya iniciamos junto a las Comunas y que en primera etapa busca que el 20% de la recolección pase a reciclaje», explicó el chivo.

Sin embargo, desde hace unos meses panitas de distintos sectores de la ciudad han denunciado la acumulación de basura debido a fallas en el servicio de aseo urbano, situación que ha hecho que se pongan la peluca y salgan a protestar.

En el sector Tronconal III, yuntas manifestaron en el mes pasado mes de julio a consecuencia de las tripas de pescado que eran dejadas en las adyacencias del Mercado, lo que hacía que hubiese un reguero de moscas y gusanos por todo el lugar.

Asimismo en el sector El Viñedo, varios llavecitos resultaron afectados con enfermedades respiratorias hace unos meses, luego de que el sitio fuera utilizado como un vertedero improvisado y  le prendieran candela a los desechos.

Actualmente, los convives de la Fundación Mendoza no solo han señalado la falta de agua potable, sino también la falla en la recolección de basura que los aqueja desde hace tres días, por lo que algunos la han quemado.

 

Homero.