Cada agosto, panitas, buscan los lugares más recónditos alejados de las ciudades pa’ mirar al cielo. Las perseidas iluminan durante un instante sus cabezas, una milésima de segundos que les hacen recordar la infinidad del universo. El científico Carl Sagan dijo en una ocasión: «Somos polvo de estrella» (1934-1996), y estas palabras precisamente son las que quieren dos chamos españoles que no olvidemos.

«Nuestro objetivo es divulgar ciencia, para que cuando una persona coja su pintalabios y se quiera poner guapa o guapo recuerde en todo momento de dónde viene», poteó Joel Núñez, astrónomo, geólogo y uno de los fundadores de ExoEstrato, la Sociedad Andaluza de Astrogeología, la primera organización de España centrada en la divulgación de la Astrogeología. Él junto a su compañero Emilio David han unido dos elementos, que en principio pueden parecer totalmente opuestos, para hablar del universo: la cosmética y el cosmos. StarBreath, así es como han bautizado esta curiosa fusión.

La primera línea de cosmética que han creado es de pintalabios porque son un «símbolo de la belleza», sostiene Núñez. Con una carcasa futurista a la vez que con líneas clásicas, alberga un trozo de meteorito tipo siderito (metálico) en el tapón y en su interior, un 2% de polvo de condrita. Gracias a este porcentaje se consigue que la barra de labios tenga propiedades exfoliantes, rejuvenecedoras y nutritivas para la piel, asegura David. «El meteorito, al formarse en el espacio, en unas condiciones singulares, tiene unos minerales diferentes a los formados en la tierra», apuntilla. Pero esto solo es el principio, en un futuro quieren desarrollar desde sombras de ojos hasta after shaves. No obstante aclaran que «Starbreath no es una empresa de pintalabios aunque éste sea su producto insignia».