Los convives que habitan la avenida principal de Troncomorro III se pusieron las pilas y se activaron a rellenar unos huecos que están en plena vía pública.

Las troneras quedaron luego de una obra inconclusa por parte de la alcaldía de la capital que se metió a reparar una tubería que había vuelto chicha una casa.

Según soltó Lorena López, una chismoso del lugar, allí prometieron que arreglarían el beta pero aún esperan por las autoridades.

“Nosotros hemos llamado e ido a varios lugares y siempre nos pintan palomitas. Ya no queremos más rollos, deseamos soluciones”, soltó López.

Los choferes que deben transitar to’ los días por el lugar dicen que es una tortura y que ya se les han roto cauchos y demás piezas.

En general piden que les metan la mano pa’ solventar el beta y que no se ponga peor de lo que ya está.