Se pasaron de locos. Una familia de la región rusa de Barnaul fue recientemente llevada a los tribunales por acumular una deuda de aproximadamente 80.000 rublos (USD 1.218) en facturas impagas. Peros estos convives son tan psicópatas que para defenderse, los acusados ​​afirmaron que todo era culpa de su gato.

Una cosa es que los niños digan “el perro se comió mi tarea”, pero no se escucha a menudo a los adultos tratando de culpar a sus mascotas pa’ evitar responsabilizarse por sus acciones. Sin embargo, eso es exactamente lo que hizo esta familia en Barnaul, y no en cualquier lugar, sino frente a un juez. Acusados ​​de negarse a pagar a la compañía energética local alrededor de 80.000 rublos en facturas de electricidad, afirmaron que en realidad no habían usado la electricidad, y que el medidor había sido manipulado por su malvado gato.

Después de ser llevados a los tribunales por la compañía de energía, el pure le explicó a un juez que su gato tiene la costumbre de escalar las paredes de su casa y pasar mucho tiempo en el techo. Muchas veces lo vieron escalar el medidor de electricidad para alcanzar el techo, e incluso intentaron mover el medidor a una pared adyacente, pero fue en vano. Le dijeron al juez que el gato finalmente rompió el sello de alambre del medidor y, de alguna manera, manipuló el dispositivo, lo que resultó en facturas absurdamente altas.