Andrew Wardle nació con extrofia vesical, una anomalía congénita en la cual la pared abdominal inferior no se formó correctamente y sin pene. Después de años de operaciones, tuvo la tercera etapa de su faloplastia, o implante de pene, hace cuatro meses.

Después de pasar 10 días con una erección, su implante tuvo que ser desinflado y pudo tener relaciones sexuales por primera vez. Pero poco después de perder su virgo con su comemuslo Fedra el mes pasado, cayó gravemente enfermo con cálculos biliares y pancreatitis.

Le han prohibidocuchiplanchear por espacio de dos meses y ahora se siente frustrado por tener que pausar sus planes para formar una familia.

Andrew se retorcía de dolor debido a un problema médico totalmente ajeno y temía una vez más que sus esperanzas de paternidad habían sido frustradas.