Durante ocho largos años, Nyack y Zuri convivieron de maravillas. Él tenía 10 años. Ella, 12. Juntos pasaban sus días en el zoo de Indianápolis, estado de Indiana en EEUU. Con tres nuevos cachorros producto de su unión. En armonía. En apariencia.
Infobae

Pero algo ocurrió entre ellos el 15 de octubre, cuando Zuri atacó por sorpresa y sin haber sido provocada por Nyack. El joven león, supuestamente jefe de la family, estaba perdiendo la sangrienta batalla que tenía a los cuidadores del lugar atónitos.

Nadie pudo separarlos, y luego de algunos minutos, Nyack dejó de moverse. Dejó de respirar. Había muerto. Había sido asesinado por su compañera, la feroz madre de sus cachorros, uno de los cuales presenció la brutal pelea.

De acuerdo con el experto en comportamiento de leones de la Universidad de MinnesotaCraig Packer, el hecho es sumamente inusual y se basaría en la relación entre ambos animales. “Aparentemente, ella lo dominaba todo el tiempo mientras estaban juntos. Eso en sí es algo muy poco escuchado. Nunca oí de una hembra que dominara a un macho, nunca“, dijo el especialista.