Sin el calidoso Lionel Messi, el FC Barcelona doblegó 2-0 al Inter de Milán en el Camp Nou con tantos de Rafinha (31’) en la primera mitad y Jordi Alba (84’) en el último tramo del toma y dame.

Los azulgranas funcionaron como un reloj en lo colectivo, fueron un conjunto solidario y completo, fiable en defensa y fértil en ataque. Su victoria ante el Inter de Milán le consolida como líder del grupo B, con tres victorias en tres jornadas, y alivia la ausencia de Messi en vísperas del clásico.

Ernesto Valverde resolvió la ausencia de Messi con una alineación sorpresa, apostando por Rafinha como tercer delantero, en detrimento de Dembélé, y el brasileño le respondió a la perfección. Comprometido y trabajador, supo leer el partido y moverse por el frente de ataque, una posición en la que no suele actuar, con desparpajo y naturalidad, presionando la salida de balón del Inter y jugando tanto por dentro como por fuera.

Rafinha fue el protagonista de las acciones con mayor peligro. En el 20, que luego de fallar en dos oportunidades anteriormente, la tercera fue la vencida. Al 32’, el volante inició una conducción, cediendo el balón sobre Suárez convertido en interior derecho y el centro perfecto del uruguayo lo remató sin dejarla botar Rafinha para el 1-0.