El Real Madrid y el Barcelona se enfrentan el domingo en el partido estrella de la 10ª jornada de la Liga española, en un encuentro que puede marcar el devenir del técnico Julen Lopetegui en el banquillo “merengue”.

La corta victoria 2-1 el martes en Liga de Campeones supuso un balón de oxígeno para Lopetegui, bajo presión tras una racha de cinco partidos sin ganar, cuatro de ellos derrrotas, cortada el martes ante el Viktoria Plzen.

“Para mí hoy es un punto de inflexión”, decía el técnico blanco tras el encuentro, apuntando al “partido precioso” contra el Barcelona el domingo, en el que una derrota puede suponer la sentencia definitiva para el exseleccionador español.

“Hemos recuperado confianza. La confianza se tiene ganando partidos, metiendo goles, creando ocasiones, vamos a prepararnos bien tranquilamente para ese gran partido del fin de semana”, dijo, por su parte, el delantero Karim Benzema.

Un encuentro en el que el equipo blanco deberá poner remedio a su fragilidad defensiva y corregir su puntería, ya que en nueve jornadas de Liga ha marcado 13 goles, diez menos que su rival azulgrana del domingo.

En la 7ª posición de la clasificación liguera, fuera de puestos europeos y a cuatro puntos del Barcelona, el Real Madrid no puede permitirse más fallos para no quedar más descolgado de la cabeza del campeonato español.