Por segundo año consecutivo, Lewis Hamilton aprovechó el escenario del Gran Premio de México pa’ asegurar el campeonato de la Fórmula 1. Pero la coronación del domingo colocó al británico en la elite histórica del automovilismo.

Hamilton empató al legendario argentino Juan Manuel Fangio y metió su nombre en el selecto grupo de pilotos que ha ganado al menos cinco campeonatos.

El piloto de Mercedes, quien llegó a México cobijado por una cómoda ventaja en la clasificación sobre el alemán Sebastian Vettel, finalizó en el cuarto puesto de la prueba que por segundo año en fila fue ganada por el holandés Max Verstappen. Eso le bastó a Hamilton para conseguir su cuarto título en los últimos cinco años.

“Es una sensación extraña porque el título no se ganó aquí… se ganó con trabajo duro a lo largo de muchas carreras”, dijo Hamilton. “Fangio también lo hizo con Mercedes así que eso lo convierte en un sentimiento increíble y surreal”.