El bajo nivel de las aguas del Danubio provocado por la sequía ha permitido a un grupo de arqueólogos encontrar el tesoro de un barco hundido del siglo XVIII con más de 2.000 monedas de plata y oro, informaron los descubridores.

“Es algo muy excitante y único”, explicó Balázs Nagy, arqueólogo y numismático del Museo Ferenczi de Szentendre, situado al norte de Budapest.

Un aficionado con un detector de metales que encontró una cantimplora antigua en la localidad de Érd, al sur de Budapest, puso sobre la pista a los expertos del museo.

Tras un trabajo de pocos días en el lugar, en un momento en el que el cauce del Danubio está muy por debajo del habitual, los expertos encontraron la semana pasada más de 2.000 monedas de plata, 10 de oro y otros objetos antiguos como armas.

“Todo esto apunta que posiblemente se trata de un barco que transportaba armas, tal vez soldados y también dinero”, explicó Nagy.

“No tengo informaciones de otro hallazgo de estas dimensiones en Hungría. Es excepcional y a un nivel internacional también es importante”, agregó el numismático.