Una panita llamá’ María Concepción Zacarías, originaria de Tecomán en México, aseguró que un supuesto duende bajaba por las noches y le hacía el amor, lo que la hacía sentirse complacida.

Poteó que que este beta era completamente escéptica sobre este tipo de seres, pero afirmó que varios de ellos comenzaron a residir en su árbol, por lo que en las noches “bajaban a hacerme el amor”, comentó.

La mujer, afirmó que en un inicio ella desconocía que se trataba de un “duende” y hasta confió que fuera su esposo, que no dormía en la misma habitación, quien estuviera entrando en su cuarto sin consultarla para tener relaciones por las noches.

Pero cuando decidió preguntarle a su marido si él era el visitante nocturno, éste la tachó de loca y dijo no saber nada sobre el asunto. Incluso sus propias hijas le decían que ella estaba inventando cosas. No obstante, la mujer, muy convencida, les deseó que tuvieran la misma experiencia.

Pero tiempo después el mismo cónyuge aseguró haber visto a un ser que descendía del árbol y se dirigía al cuarto de su esposa. Entonces, la señora comenzó a creer que era un ser mágico el que la hacía vibrar.

“Sí existen los duendes, no crean que no. Yo siempre supe que no fue un sueño. Sentía ‘lo mojado’. La verdad es que sí existen las cosas”, explicó.