El exboxeador argentino Mario Melo, de 56 años, estiró la pata atragantado mientras participaba en la Fiesta de la Medialuna de la localidad bonaerense de Pinamar, en la que ganaba quien comiera mayor cantidad de cruasanes en un minuto.

Melo era uno de los participantes, este domingo, de un beta que consistía en ingerir todas las medialunas (como se llama a ese producto de bollería en Argentina) posibles en un minuto, y tras engullir la tercera, según dijo su hermana a medios locales, se desvaneció.

La primera asistencia la realizó un apaga fuegos que se llegó como espectador al evento y la segunda la realizó un médico del hospital de Pinamar que se encontraba fuera de guardia, soltó a Efe el director de Emergencia de Pinamar, Teodoro Maio.

De cualquier forma, Maio aseguró que el equipo de emergencia, que permanecía en el evento desde el sábado cuando se inició la celebración, también estuvo presente en el momento del accidente.