Una mujer se quedó encerrá’ en su bañera luego de tropezar y no poder levantarse por ella misma ante su obesidad.

Alison Gibson vive en Michigan, Estados Unidos, y contó a los chismosos de los medios de comunicación que se metió un taparazo y al momento de levantarse no llegaba a la barandilla. Por lo que esperó hasta que alguien llegara.

El beta es que tuvo que esperar nada más y nada menos que cinco días, donde no tragó nada y solo tomaba agua del grifo. Hasta que el cartero llegó al lugar y notó que se estaba acumulando el correo de la casa.

Pasó la voz a los vecinos y estos ingresaron a su casa para rescatarla. La mujer de 54 años al final ya está recuperada, luego de pasar unos días hospitalizados.

La única compañía que estuvo en esos días fue la de su gatico quien no la dejó sola ni un segundo.