Jack Chapman, de 28 años y nacido en Australia, se petetó en Seattle, Gringolandia, el 15 de octubre, luego de inyectarse grandes cantidades de silicona en los genitales.

En el certificado de defunción del Sr. Chapman, se lee como causa de muerte “síndrome de inyección de silicona” y estaba listado como una de las cuatro causas de matarile, así como tres causas relacionadas con los pulmones.

El australiano, cuyo seudónimo era Tank Hafertepen, había publicado fotos de sí mismo con una hinchazón anormal.

Las inyecciones de este tipo pueden conducir a la acumulación de líquido y al sangrado en los pulmones.

El periódico local The Seattle Stranger publicó un artículo de investigación en profundidad sobre Chapman, que estaba en una relación homoerótica de maestro-esclavo.