El Manchester United de José Mourinho, con un fútbol gris y ramplón, sorprendió a la Juventus y remontó (1-2) de forma injusta, en una jornada en la que el Real Madrid vio la luz al final del túnel frente al Viktoria Plzen (0-5) y el Manchester City y el Bayern Múnich dieron un paso importante para alcanzar los octavos de final.

Uno de los partidos de la jornada se esperaba en Delle Alpi. La Juventus, con una victoria, se aseguraba los octavos de final con pleno de puntos. Tenía que doblegar al United, necesitado de un buen resultado en el Grupo H, y al final pinchó ante un hueso que se llevó un premio inmerecido.

Después de dos tercios del choque en los que dominó por completó al United, Cristiano Ronaldo abrió el marcador y su cuenta personal con un auténtico golazo, después de enganchar de volea un pase de Leonardo Bonucci desde 30 metros. Sin embargo, los “Diablos Rojos” dieron la vuelta al marcador, entre el minuto 86 y el 90, por medio de Juan Mata y de Bonucci en propia meta.

Mourinho provocó al público juventuno al colocarse la mano en una de sus orejas tras el pitido final y protagonizó una pequeña tangana al final de un duelo que ganó de forma injusta. Todo eso perjudicó al Valencia, que debe ganar a la Juventus en Turín si quiere seguir con vida.