Una pequeña impresora que en apenas tres segundos estampa tatuajes en la piel . Así es Prinker, un sendo gadget desarrollado por la startup coreana SketchOn.

El usuario puede elegir una serie de diseños o bien crear uno propio a través de una app. Luego la impresora toma ese dibujo y lo deja estampa’o en la piel. Los tatuajes están hechos con productos cosméticos autorizados, según se cuenta en la página. Duran tres días y son resistentes al agua y el jabón.

Prinker está disponible en cinco colores: negro, blanco, rojo, azul y amarillo. El precio no está anunciando en la página. Quienes estén interesados en el producto tienen que contactar a la compañía a través de su web oficial y pedir una presupuesto.

La tecnología se filtró en el mundo de los tatuajes de varias maneras. En el último tiempo se popularizaron en Estados Unidos los “soundwave tattoos” que son ondas de sonidos pintadas en la piel que una app lee y reproduce. Se trata de un producto desarrollado por el artista Nate Siggard que comenzó a marcar tendencia.