Una tipa residente en la ciudad china de Changshá, se tomó 7 días de vacaciones en la chamba y lo único que hizo, día y noche, fue revisar su ‘smartphone’.

Ella solo descansaba cuando era hora de dormir y por eso, con el tiempo, los dedos de su mano derecha se le entumecieron. De acuerdo con Shanghaiist, estos se le quedaron atascados en la posición que solía agarrar el cuernófono.

Al ver que era incapaz de doblar los dedos y al sentir un dolor intenso en la mano, la mujer acudió al hospital y allí los médicos la diagnosticaron con tenosinovitis, una inflamación de la membrana que protege los tendones.

El medio chino señaló que después un tratamiento la mujer recuperó la movilidad en sus dedos. El médico que la atendió les recordó a ella y a todos los que usan en exceso el teléfono que es necesario que las manos descansen de vez en cuando para evitar casos como este.