¿Te gustarían unos grillos rostizados como merienda ligera? Sólo hay que acercarse a los pasillos de los supermercados en Reino Unido.

Sainsbury’s se ha convertido en la primera cadena de supermercados británica en vender insectos, en un intento por impulsar el consumo sustentable de alimentos que producen menos gases de efecto invernadero.

“Los insectos como refrigerio ya no deberían ser vistos como algo extraño o desafiante”, soltó Rachel Eyre, jefa de marcas futuras de Sainsbury’s.

“Está claro que los consumidores están cada vez más inclinados a explorar esta fuente sustentable de proteína”, declaró Eyre en un comunicado.