“La casa de papel”, la serie de habla no inglesa más vista de la historia de Netflix, ha vuelto a partirla al convertirse en la flamante ganadora de un Emmy Internacional, galardón que se le resistía a la televisión española desde el año 1973, cuando «La cabina» de Antonio Mercero recibió el reconocimiento.

La producción de Atresmedia Televisión se enfrentaba en su categoría (mejor serie dramática) a otras tres ficciones: “Urban Myths”, del Reino Unido; “Um Contra Todos”, de Brasil; e “Inside Edge”, de India.

No era la única nominada española de la noche. La segunda temporada de «El fin de la comedia», serie original del canal Comedy Central optaba a llevarse el Emmy Internacional a mejor comedia, galardón que finalmente recayó en «Nevsu», producción de origen israelí.

“Esta es la última parada de un año increíble y un sueño con el que nunca habíamos soñado”, ha dicho en declaraciones a Efe Álex Pina, creador de la ficción española galardonada.