El beta pasó en 2015 pero se conoció en las últimas horas a partir de la denuncia de la víctima. El maltrato laboral en Japón no es nuevo e, incluso, bajo la ley de ese país no hay estatutos que prohíban el abuso de poder en ese ámbito.

Al no existir una legislación que lo prohíba, algunos jefes recurren a prácticas que en otras naciones serían duramente castigadas. En el video que se viralizó en las últimas horas, se puede observar que un jefe sumergió varias veces la carátula de uno de sus empleados en unas ollas de agua hirviendo.

El video, aparentemente tomado desde al menos dos cuernófonos, se publicó en el sitio web de la revista semanal de noticias Shukan Shincho.

En las imágenes se observa a un grupo de personas en un restaurante con jarras de cerveza y platos de comida en la mesa. En el centro de la mesa hay ollas de agua hirviendo, donde se cocinan carnes y verduras, sobre hornallas encendidas.