Los saqueadores encuentran la forma de hacer que lo más insignificante tenga valor y sea algo pa saquear. Ahora, la crisis hizo que la sal volviera a valer algo como en los tiempos de Matusalén.

La semana pasada, un camión que venía cargado de sal, transitaba por lo lares de El Tigre y lo saquearon. No se supo qué ocurrió con él. Ahora, este viernes, uno que cargaba lo mismo pasaba por el sector Ocana, Anaco y unos locos con bichas escupeplomo lo interceptaron pa’ saquearlo.

Pero en medio de la muchedumbre se logró que la nave salieran con el cargamento intacto. Polianaco intervino y logró recuperar el camastrón de sal, que está retenido mientras tanto.

 

Carlos