Fue una chama de 27 años quien denunció al pervertido, que atendía pacientes en un consultorio ubicado en la calle Mariano Castex de Buenos Aires, Argentina.

Allí esta tipa tuvo que hacerse una ecografía intravaginal y de riñones, y nunca se esperó lo que iba a pasar.

En un momento comenzó a notar movimientos extraños por parte del “profesional” y luego notó que había eyaculado en su espalda.

Al salir del consultorio, la joven dio el pitazo al 911 y los tombos detuvieron al batas blanca y lo trasladaron a la seccional de Ezeiza.

Allí la fiscal Vanesa González, determinó la detención del médico, a quien acusarán de abuso sexual