Es un pez curioso. Es inglés se lo conoce como sunfish (pez sol) por su costumbre de tomar sol sobre la superficie del mar para calentarse, antes de sumergirse a grandes profundidades. En español, en cambio, se lo llama pez luna, por su forma redondeada.

Como sea, sus ejemplares, de distintos tamaños, habitan las aguas cálidas en distintas partes del mundo, pero no suelen estar a la vista de la personas cerca de la costa. Y menos toparse con uno muerto en una playa.

Linette Grzelak beteó en su Facebook que su pareja estaba en una excursión de pesca con sus compañeros de trabajo en la desembocadura del río Murray, en el sur de Australia, el último fin de semana, cuando divisó lo que parecía un trozo de nave encallada, según contó a The Guardian. Cuando se acercó más, pensó que era una roca o una escultura de arena.

Pero al llegar frente a él, descubrió que era un monstruoso pez luna de más de 2 metros de largo. Los peces luna se alimentan por lo general de medusas, pero no es habitual verlos en esa zona, explicó el director de la colección de Museo del Sur de Australia, Ralph Foster.