Una tipa andaba demasiado loca y se ponía a hacerle pasar muy malos ratos a la hija de 10 años. La comunidad del sector 25 de mayo no se caló la vaina y fueron con la ley.

Polisosir se llegó a la casa de Genesis Evia (25) y le pusieron las esposas cuando comprobaron que esta le quemaba las manos a la carricita con una cuchara caliente. Los vecinirijillos fueron los que potearon eso tras saberlo.

El Ministerio Público puso a la fiscalía 4° activa con ese caso.