El restaurante japonés Oak Door de Tokio presentó al público una espectacular hamburguesa a un precio no apto para todo público para celebrar la abdicación del emperador y a la coronación del príncipe Naruhito.

El chef Patrick Shimada que es el autor de la monstruosa comida explicó que crearon la denominada “hamburguesa gigante de oro” para celebrar la nueva era del país nipón. La misma tiene dos presentaciones una exuberante que puede costar unos 903 dólares aproximadamente que sirve para dos o más personas y otra individual en 180 billetes verdes.

Los ingredientes de este manjar son: un kilo de carne, tomates, cebollas, queso cheddar, láminas de carne Wagyu, trufas negras, panes espolvoreados con hojuelas de oro y papas fritas con triple cocción. Viene acompañado de una botella tamaño magnum de champagne, vino rojo o blanco.

El cocinero con raíces de Japón y EEUU detalló que quiso darle vida a una hamburguesa que tenga alimentos de ambas naciones.  “Hacerla al estilo estadounidense usando ingredientes japoneses es como ponerme a mí en un pan. Me pone en contacto con mis raíces”, detalló Shimada.