El Templo Satánico, una organización de adoradores del diablo en Gringolandia consiguió oficialmente el nombramiento por parte del gobierno como “lugar de adoración” que les permitirá no pagar impuestos, beteó el grupo en un comunicado.

El Servicio de impuestos internos de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés) -una agencia encuadrada en el Departamento del Tesoro- le otorgó al Templo Satánico el mismo estatus como organización sin fines de lucro que las iglesias, sinagogas y mezquitas tienen en el país, con el que estará protegido por leyes federales.

Normalmente se confunde a este Templo con la Iglesia de Satán, un grupo fundado en la década de los 60 del siglo pasado. Sin embargo, el Templo, establecido en la ciudad que albergó los juicios por brujería de Salem en el siglo XVII, considera que el satanismo no es apolítico, a diferencia de la Iglesia Satánica.

El cambio de estatus del IRS llega cuando el vicepresidente Mike Pence, junto a otros conservadores del Partido Republicano, han llamado a revertir la llamada “Enmienda Johnson”, incluida en el Código de rentas internas de 1954, que prohíbe que las organizaciones exentas de impuestos respalden o se opongan a candidatos políticos.