El segundo diamante más grande del mundo, de 1.758 quilates, ha sido encontrado por la empresa minera canadiense Lucara en su explotación de Karowe, en el centro de Botsuana, beteó la compañía.

La piedra pesa 352 gramos y tiene aproximadamente el tamaño de una pelota de tenis, aunque no se llega a calificar como una joya por su “calidad variable”.

“Karowe ha producido dos grandes diamantes de más de 1.000 quilates en solo cuatro años”, soltóel consejero delegado de Lucara, Eira Thomas, en un comunicado publicado a última hora del jueves.

Esta piedra desbanca de la segunda posición a otra encontrada por esta misma compañía en 2015 también en la explotación de Botsuana, que tenía 1.111 quilates.