Tiffani Adams admitió que tras el suceso tiene problemas para dormir por miedo a despertar atrapada en un lugar oscuro.

Una panita de Canadá decidió dormir un poco durante su vuelo entre las ciudades de Quebec y Toronto y no esperaba despertar con el avión ya vacío y las luces apagadas cuando la aeronave fue aparcada y cerrada por la noche. El beta tuvo lugar el pasado 9 junio, señala este domingo Independent, citando una publicación de Tiffani Adams en el muro del perfil de Facebook de la aerolínea Air Canada.

“Me dormí quizás a menos de la mitad de mi vuelo de una hora y media”, afirmó Adams. La yunta beteó que le pareció que tenía una pesadilla cuando se despertó varias horas después del aterrizaje del avión en completa oscuridad y calificó el suceso como “terrible”.

La mujer quería llamar a un amigo, pero la batería de su teléfono estaba agotada y resultó imposible cargarla en el avión sin energía. Adams, que “quería salir de esta pesadilla lo antes posible” encontró una linterna y logró abrir la puerta principal del avión, pero entonces se dio cuenta de que se encontraba a una altura de unos 15 metros, sin escalera, e incapaz de saltar.