Según lo poteó el chivo de Polibolívar, comisionado agregado Power Cano, el vejete dueño de una posada que escondía un prostíbulo y dos carajitas de 18 y 15 años quedaron privados de libertad por trata de blancas y prostitución infantil.

El beta es que Simón Antonio Apiz García, de 64 años, propietario de un inmueble de la Calle Juncal del casco central de Barcelona, donde estaba funcionando una posada como tapadera de un prostíbulo; Mayerlis Carolina García Villarreal, de 18 años y una jovencita de 15 años, quedaron privados de libertad por los tribunales de Control 1° y el 2° sección adolescentes.

La fiscalía 23 del Ministerio Público maneja el caso.

Recordemos que de esto se sabe porque una niña de 13 años denunció con los pacos de Barcelona que las dos carajitas intentaron prostituirla.

 

Carlos