Un carajo identificado como Tim Crowley  solicitó un servicio de transporte porque estaba bebiendo en la casa de su vecino en Utah (EE.UU.) y no podía conducir y vio como un pobre ave cayó de su nido y se lastimó.

Christy Guynn, la conducta que llevó al animal a un centro de rescate, contó que al llegar a la residencia, Crowley le explicó que un pájaro pequeño se había caído de un árbol y que se encontraba herido. Agregó que Crowley y sus amigos ya habían llamado al Centro de Rehabilitación de Vida Silvestre del Norte de Utah y que allí lo podían atender.

Según la mujer, no le vio ningún problema en llevar al polluelo en su carro en tanto el pagaran el servicio. “No era ruidoso, solo quería comer. Supongo que se alegró cuando apagué el aire acondicionado y bajé un poco las ventanas. Definitivamente, creo que hacía demasiado frío para él”, comentó Guynn.

El viaje tardó unos 25 minutos. Al llegar al centro atendieron al ave que se recuperó de sus heridas.