Según un estudio, publicado en 2017, de la Universidad de Michigan y de Pekín que analizó 427 millones de mensajes de WhatsApp y SMS de cuatro millones de usuarios de smartphones de 212 países para tratar de descifrar si el uso de estos populares signos visuales conocido como emojis es uniformemente universal o si varía de unas culturas a otras.

El resultado es que la cara con lágrimas de alegría es el emoji más usado en todo el mundo, con la excepción de Francia, donde el número uno se lo lleva el corazón.

Hoy, dos años después, páginas como Emojitracker (que contabiliza el uso de los emojis de Twitter en tiempo real) siguen contabilizando este expresivo icono con lágrimas en los ojos como el más utilizado, seguido de la cara que lanza un beso en forma de corazón.

Según la investigación, los franceses son los que usan más emojis: incluyen uno en el 20 % de sus mensajes, seguidos de los rusos y los estadounidenses. Siguiendo el tópico de que Francia es el país del amor, el corazón es el símbolo más usado por ellos, mientras que en otros países usan símbolos de caras.

Los investigadores exploraron otras diferencias culturales a la hora de usar emojis y vieron que los países con altos índices de individualismo, como Australia, Francia y la República Checa, usaban con una diferencia abrumadora símbolos felices. En cambio, los ciudadanos de países donde los individuos y las familias están más integrados y unidos, como México, Chile, Perú y Colombia, son más dados a expresar tristeza, enfado y sentimientos negativos.