Una mujer terminó siendo atacada por un pulpo en el rostro cuando intentó tomarse una foto creativa con el animal.

La víctima fue a parar en el Hospital de Washington (EE.UU.) tras ponerse el pulpo en el rostro con el objetivo de tomarse una foto, sin embargo, luego no pudo sacárselo.

La peligrosa acción de la caraja le costó caro, pues terminó con una reacción alérgica que por poquito le cuesta la vida.

Ahora, ella asegura que será más respetuosa con los seres vivos. Además, se supo que el pulpo solo intentaba defenderse.