En redes sociales se hizo viral el video de un caracol que pareciera estuviera tuneado por unos colores todos locos. Pero, resulta que la realidad es tenebrosa: es un caracol zombi.

El animalito que se hizo viral, se comentó que en realidad estaba infectado por un gusano plano de la especie Eucochloridium paradoxum, que se infiltra en el sistema del caracol y controla su mente, haciendo que se mueva a donde el gusano diga.

Lo que hace este parásito es llevar al caracol a zonas altas y soleadas y con los colores que brotan de los ojos, llaman la atención de aves que van a comérselo. De esa manera, el parásito se aloja en las heces de los pájaros y otros caracoles se las comen sin saber que se están infectando.

Que miedo ¿verdad?

 

Redacción