Un sujeto fue captado por las cámaras de una iglesia en pleno robo dentro del recinto religioso.

Todo sucedió en la ciudad de Urdesa, en Ecuador, cuando el sujeto, que vestía un suéter celeste y pantalón blanco, se ubica estratégicamente detrás de una señorita que oraba de rodillas y que dejó sus pertenencias en la banca y a espaldas de ella.

Esta situación fue aprovechada por el ratero que, no lo pensó dos veces, y robó a la jovencita. Sin embargo, antes de irse, el delincuente toca una imagen y se persigna.