Una nueva piedra ha venido sonando alrededor de la realeza británica y es que según dicen unos patriotas cooperantes, el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, estarían pensando en marcar la milla del Reino Unido y mudarse a vivir a Estados Unidos, específicamente a Malibú, California.

De acuerdo con el portal del Daily Mail, Meghan, nacida en Los Ángeles, extraña su casa y desea encontrar un hogar en Estados Unidos para “escapar”. Es por ello que los duques de Sussex tienen puesta la mira en Malibú, que se encuentra a unos 48 kilómetros de Los Ángeles y es el sitio donde viven celebridades de la talla de Leonardo DiCaprio y Jennifer Aniston.

Según dicen esto sería algo de total prioridad para los tórtolos quienes no han parado de ser puntos focales en varios medios por sus recientes vacaciones y otros hechos.

Sin embargo, no es la única crítica a los duques, pues tampoco gustó entre la población el hecho de que bautizaran a Archie de manera privada y no dieran a conocer el nombre de sus padrinos. Tampoco fue bien vista su mudanza a Frogmore Cottage, por los gastos que implicó ni el baby shower de lujo de Meghan en Nueva York.

“Meghan y Harry están buscando un lugar acá. Escuché que les interesa Malibú”, dijo Edmund Fry, un propietario de un café en Los Ángeles que enseñó a Meghan la etiqueta para tomar el té en Reino Unido.

“Conociendo a Meghan y hablando con ella (se nota que) extraña su casa. Meghan es una chica de Los Ángeles, nacida y criada aquí con muchos vínculos en Hollywood y amigos aquí”, añadió.

Fry destacó el hecho de que en California se puede vivir sin estrés y lejos del ojo público. Además reveló que los amigos de Meghan dedicados al negocio en Los Ángeles están buscando sitios en donde los duques podrían vivir.