En Australia, una anciana encontró la muerte cuando salió a recoger los huevos de su gallina. Fue entonces cuando un gallo la picoteó, hiriéndola de gravedad.

Resulta que la mujer tenía problemas de várices en las piernas, por lo que la herida que le hizo el gallo fue realmente letal.

Tras lo ocurrido, el profesor de patología de la Universidad de Adelaida, Roger Byard, indicó que es probable que la dama no haya podido defenderse del ataque del ave, debido a su debilidad en sus piernas y la dificultad en equilibrarse.

Agregó que la mujer doñita habría estado indefensa a la acción violenta, cuyos animales, según su explicación, tienen comportamientos extraños y han sido considerados una especie agresiva.